“Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una es la esperanza a que habéis sido llamados” (Ef 4, 4).